investigaciones paranormales FILMADAS EN VIDEO en lugares encantados de España

Historias y sucesos que envuelven a Amityville

Esta historia tiene como escenario una casa ubicada en el 112 de Ocean Avenue, en Amityville, Nueva York.

557319_293672717401741_823175426_n

La madrugada del 15 de noviembre de 1974, el hijo mayor de la familia DeFeo, de tan sólo 17 años, asesinó a sangre fría a sus padres y hermanos, con un rifle, dejando un total de seis personas muertas.

Los investigadores no tenían ningún indicio que les permitiese sospechar de alguien en concreto, hasta que uno de los detectives que recorría las habitaciones de la casa en busca de alguna pista encontró en la pieza del único superviviente dos cajas de cartón de balas para un rifle.

Según aseguraría años después, había algo en el lugar que le incitó a cometer aquellos asesinatos… Voces, e incluso la aparición de una sombra famélica que le obligaba a hacerlo y que llegaban incluso a apoderarse de su cuerpo. Ronald DeFeo aprovechó la cena para echar en ella una toxina que produce estados de somnolencia y, una vez todos en sus camas con una escopeta del calibre 34 en mano a las 03.15 hs los asesinó. A todos les disparó en le espalda, excepto a su madre, a quién disparó en la cabeza.

533497_293672667401746_622162206_n

Después de disparar a toda su familia, salió a trabajar como todos los días, con la diferencia de que este día salió antes de hora, pero en el trabajo dijo que era porque no podía dormir y prefería ir adelantando trabajo, y así de paso montar una coartada. Familia DeFeo Durante la mañana Ronald realizó varias llamadas, una de ellas fue para quedar a comer con su novia y así alegar que había estado muchas horas fuera de casa, las otras llamadas las realizó a su propia casa a sabiendas de que nadie le cogería nunca el teléfono.

Otra de esas llamadas la realizó a un amigo suyo para quedar en un bar cercano después de comer, Boby que era como se llama el amigo, aceptó y le dijo que si sabia algo de su familia ya que había ido a dejarles el periódico como cada día y a pesar de ver que estaban todos los coches nadie le había abierto la puerta. Cuando se encuentran en el bar, Ronald simula estar nervioso y preocupado por que dice que ha estado en su casa y como no tenia llaves no ha podido entrar pero que seguían estando todos los coches allí, los dos se dirigieron a su casa, y Ronald salió horrorizado como si todo aquello no lo hubiera hecho él y volvió corriendo al bar donde pidió ayuda y gritando, ”he matado a mi familia”. Otro amigo de Ronald, Joe, se apresuró a la casa también y al ver la esperpentica escena llamó a la policía y relato los echos que jamas podría volver a quitarse de su cabeza. Las investigaciones comenzaron a arrojar resultados asombrosos, como un robo que el joven habría cometido contra su abuelo y sus extraños cambios de humor.

735016_293672670735079_310111305_n

Después de largos interrogatorios, la policía consiguió la confesión, y el joven fue condenado a 25 años de prisión. Ronald DeFeo La familia Lutz La familia Lutz se mudó al lugar el 28 de de Diciembre de 1974.

La casa era realmente bonita; una arquitectura atípica pero elegante a su vez. Además muy espaciosa, y lo que más llamó la atención a los Lutz, bastante barata. Desde el primer día aquella familia sintió que no estaba sola. Escuchaban extraños ruidos, las puertas y ventanas se abrían solas y de vez en cuando aparecían extraños y desagradables olores. Kathy Lutz llegó a dar testimonio de cómo había visto dos ojos rojos que la miraban desde dentro del armario de uno de los dormitorios. Además llegó a tener pesadillas; soñaba que los miembros de su familia eran asesinados a sangre fría, uno a uno. La supuesta entidad que habitaba la vivienda trató incluso de apoderarse de los cuerpos de sus residentes, manipulándolos a su propia voluntad y obligándolos a cometer actos de naturaleza violenta, algo en lo cual los Lutz nunca han querido ahondar.

556327_293672637401749_127141514_n

A los pocos días de habitar el lugar, el matrimonio se convenció de que la casa estaba poseída por una presencia demoníaca y recurrió al sacerdote de la iglesia más cercana, quien contaría después que al tratar de bendecir la casa, escuchó una voz que lo echaba, una voz que surgió de la nada desde la planta más alta de la casa y que gritó: ¡lárgate de aquí! Según los relatos de la época, cuando el sacerdote ingresó a la casa, el ambiente se llenó de un olor putrefacto y una nube de moscas invadió el lugar. El religioso debió luchar con una fuerza física que le impedía acercarse a la casa y finalmente fue violentamente expulsado. La visita del sacerdote marcó el punto en que los sucesos paranormales se incrementaron, George empezó a sentir presencias extrañas también, e incluso sentía miedo a abrir los grifos pues suponía que una presencia maligna podía salir de ellos si abría la llave de paso. Las alucinaciones se hacían más comunes y la desconfianza en la familia se acrecentaba, George afirmaba que su mujer se estaba transformando en una bruja pués, según él, se le estaban cayendo los dientes y el pelo. Tal punto que los Lutz debieron abandonar para siempre la casa, que desde entonces se encuentra deshabitada y sobre la cual pesa el estigma de la leyenda de Amityville. Poco a poco las alucinaciones comenzaron a ser cada vez mayores, y la confianza de la familia fue decreciendo con el paso de los días, y de las horas… George llegó a asegurar que su mujer se estaba convirtiendo en una bruja, ”pues se le estaban cayendo los dientes y el pelo.

66419_293672630735083_732421610_n

” Además, George llegó a presenciar cómo su mujer levitaba una noche en su habitación… Y él, se obsesionó con cortar leña. Había momentos en que su rostro cambiaba totalmente, y aunque la madrugada ya se hubiera apoderado de Ocean Avenue, George cogía su hacha y salía a cortar leña al jardín. Se despertaba todas las noches a las 03.15 hs (hora a la que se cometío el crimen) alertado por ruidos que provenían de la cocina y cuando bajaba no había nadie y todo estaba en su sitio. Con el paso del tiempo descubrieron que allí, en el lugar en el que convivieron 28 días, había convivido una familia con menos suerte que ellos.

148905_293672634068416_1033031854_n

Tras diversos episodios violentos los Lutz decidieron marcharse. Sólo pasaron 28 días en la casa y salieron huyendo con lo puesto dejando todas sus pertenencias en la casa. Tras los asesinatos de los DeFeo y la partida de la familia Lutz, se han llevado a cabo varias investigaciones que han arrojado a la luz esclarecedores datos.

841_293672774068402_1282408230_n

Datos que abren la posibilidad a que aquel lugar hubiera sido utilizado en el tiempo de las colonias indias por determinadas etnias que dejaban a los locos y a los moribundos fallecer en aquel lugar. A pesar de que en algunos sitios de Internet se afirma que nadie ha vuelto a vivir en la casa desde que la abandonaron los Lutz, lo cierto es que en 1977 la adquirieron James y Barbara Cromarty, quienes vivieron en ella durante diez años sin acosos fantasmales de ningún tipo. “No pasó nada raro, excluyendo a la gente que venía por el libro y la película”, explicó James Cromarty. Los Cromarty se la vendieron en 1987 a Peter y Jeanne O’Neill, que disfrutaron de ella,”La adoraba. Era una casa preciosa”, declaró la mujer, hasta 1997, cuando pasó a ser propiedad de Brian wilson, su dueño actual, por 310,000 dólares.

28770_293672764068403_1105064831_n

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s